¿Donde está mi queso?
La mejor metáfora que se puede encontrar a atribuir a los que estamos fascinados con los sistemas es famoso titular de un libro que decía algo así como “¿Donde está mi queso?” No solemos ser de los que nos coformamos con lo de menos ni mucho menos, no nos importa tener que repetir o escribir muchas veces durante unos días unos textos que luego no usaremos más, pero si queremos confirmar, validar, revisar, diagnosticar y sobre todo evaluar en nuestras posibilidades, medidas, recursos y medios, que las cosas funcionan bien de una manera o de otra.
[Leer Más]
No es solo el cli y ya, hay más cosas.
La razón principal por la que muchas veces siento que cualquier día vamos a necesitar o mejor dicho regresar a la pantalla negra con cursor parpadeante es porque nos encontraremos mas pronto que tarde ante la necesidad de así comunicarnos, trabajar, transmitir y sobre todo documentar muchas cosas pero sin los medios ni métodos mas novedosos o relucientes. No es de extrañar que llegado el peor de los momentos nos enfrentemos a unos cacharros abandonados que obviamente nadie quisiera desenpolvar, pero como no habrá otra opción ni mucho menos otro recurso a menor tiempo, entonces habrá que emplearse a fondo a tratar hacer lo mismo que hacíamos ayer pero hoy y ahora mismo.
[Leer Más]
Xat y esas cosas del chateo
Una de las mejores razones por las que doy a entender que uso la mensajería instantanea xmpp es por su libertad, aunque esta palabra suene a casi sin sentido debería ser mucho para todos y cada uno de nosotros. El protocolo XMPP es tan ameno, tan abierto, tan libre y sobre todo tan tan simple que ofende no haga mas cosas, pero es que realmente no las necesito más : me explico.
[Leer Más]
Estúpida locura.
Todo buen filósofo como Sigfredo Sternstaub cuestiona que es locura y que es estupidez, por el dichoso problema que todos lo confundimos con sana facilidad, pero sabemos como él que es injusto y cada cosa tiene su lugar de la misma forma que ambas palabras son bien diferentes y origenes definidos. El más simple ejemplo consiste en que ser estúpido requiere hasta una parte mínima de esfuerzo, aunque no lo parezca.
[Leer Más]
Busco hombre
Busco hombre. Tengo una pauta (o no se todavía como llamarlo) en que de una forma u otra casi todos mis clientes actuales en lado laboral profesional son mujeres, o sea clientas. Me percaté cuando de forma “sorpresiva” me hablaron y contactaron dos mujeres de perfil muy diferente para resolver sus respectivos problemas, incluso de entre tantos otros hombres que bien saben más o no saben realmente manejarlo con ellas.
[Leer Más]
Sorpresa mayúscula escolar
La situación es la siguiente : en la puerta de un colegio se me acerca una mujer que inocente de mi ni me fijé ni le presté atención debida en su momento, me preguntó si es que venía a buscar a mi hijo, y simplemente le dije que “no”, se quedó de pronto un poco sorprendida o no se si perpleja porque tampoco entendía que hacía ahí esperando (algo tan simple como esperar a esposa por que minutos antes de salida escolar salen maestros).
[Leer Más]
La iglesia y sus escenas
No les engaño : vivo en contraesquina de una iglesia y eso ofrece a veces un panorama que nunca deja de sorprenderte. Lo mejor de todo es que uno es ateo, agnostico y satánico, con eso me sobra para saber que todo “cuento” que cuentan allá es siempre muy muy complicado de entender, y que no se me ofenda nadie como lector, es que no sirvo, no soporto y me cuesta muchisisisisimo trabajo tener que memorizar nombres, cuentos, versiones y despasiones que solo entiende quien quiere entender.
[Leer Más]
Una mano y un gesto es un mensaje claro
Recientemente hemos visto en el día después del terremoto de México (el 19 septiembre de 2017) algunas acciones y reacciones que nos ha dejado quizás con el silencio en la mente, o mejor dicho la respiración congelada, bien pausada por la necesidad y sobretodo por la situación tan crítica como reclamada. Estoy seguro que muchos de los que vieron o pudieron ver las imágenes en tv se imaginaron por un breve instante lo que debería ser la situación tan dificil de controlar, pedir y sobre todo coordinar.
[Leer Más]
Invitación en toda la regla.
No me hables de marcas, háblame de ti. No me hables de twitter, no me hables de facebook, por favor no me hables de instagram. Háblame de ti de como eres, donde estás, que tienes y que cosas te gustan más. Háblame por ejemplo que haces y como construyes no tu vida sino una red realmente a tu estilo con tus contactos, o confírmame que estas a gusto en una red de amigos que son únicos, que son particulares y sobretodo que son irreemplazables.
[Leer Más]
Pilotaje adquirido
Hay cosas que suceden pero no te das cuenta. Hay costumbres y detalles que se acumulan y luego se manifiestan como normales. Hay momentos que apropias de algo que nunca antes lo habías defendido como algo de tí mismo. El detalle fue que siendo la hora muy muy ajustada para llegar a un compromiso alguien reclamó y gritó para que el estilo de “pilotaje” o conducción fuera aun más agresivo.
[Leer Más]
Experimentando con la mensajería instantánea
Científicos de todo el mundo están de acuerdo en que el ser humano tal como lo conocemos es incapaz de desprenderse de su equipo móvil. Según expertos, este fenómeno se observa cada vez con más frecuencia en los últimos años cuando la vida depende de enviar mensajes de la forma más simple, barata e inmediata posible. Los experimentos realizados han comprobado el detenimiento inminente de órganos principales ante la imposibilidad de enviar el texto deseado.
[Leer Más]
Mi primer diálogo
Lo importante no es el lugar ni la hora, lo importante es que se sentó la situación en donde dos comenzaron a hablar por no tener nada mejor que hacer. - ¿En que situación estamos? - Esta es una muy buena pregunta. - ¿Pero realmente sabemos a que nos atenemos? - En parte si, pero no todo si. Conocemos y alcazamos muchos temas, pero siempre faltan más. - Pero es todo muy variado.
[Leer Más]
Mi primer error
Siempre cuando uno hace pruebas (o mejor dicho comienza un campo nuevo) lo más normal es que cometa ciertos errores o sea los primeros, lo sabemos y lo reconocemos, pues es irremediable. Casi lo disimulados, lo odiamos y lo ocultamos… ¡pero es sano!. Es que cometer un error no es automáticamente una mala noticia, mas al contrario simplemente debería ser una buena noticia (de una buena intención) pero quizás no en el momento ni forma más oportuna, simplemente algo diferente y cerca de lo que se pretende alcanzar.
[Leer Más]